martes, 26 de julio de 2016

Reto LIJ para el Mes de Agosto




Imagen del libro: Mi hipopótamo de Janik Coat 

Este reto no es sólo para padres y maestros. Este reto es para cualquier adulto que quiera reencontrase consigo mismo como lector. Este es un reto de Literatura Infantil y Juvenil que tiene como objetivo promover literatura infantil y juvenil en las redes, que nos recomendemos libros entre todos, que viajemos a nuestra infancia y que si tenemos hijos o trabajamos con niños nos animemos a conocer aquello que hay de oferta para leerles. 

Creo que un error que cometemos tanto los profesionales del libro como los padres es que a veces no vemos los libros como lectores, sino comediadores. Es decir, le damos un cierto tinte de superioridad a nuestra aproximación a la literatura infantil. Pero este género, no siempre comprendido y a veces menospreciado, es tan serio y profundo como la filosofía y la poesía. Es más, cuando el libro es bueno está íntimamente ligado a estas áreas. Es bello. Es conmovedor. Es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos como seres humanos, porque estos libros son la semilla del pensamiento libre. 

Por ello los invito a participar durante el mes de agosto en este Reto LIJ. Un libro por día a través de las redes sociales. Aquí no hay reglas para escoger los libros. Puedes haberlos descubierto recientemente o incluso buscar en una librería para unirte al reto, pedir ayuda, buscar, investigar. Puedes inspirarte en lo que has leído con tus hijos, con tus alumnos, con tus amigos, o puedes no tener ni hijos, ni alumnos y lanzarte a este maravilloso mundo de la Literatura Infantil y Juvenil. La idea no es hacer una carrera, ni es una competencia, esto es como la natación: el reto es con uno mismo. Esta es una especie de diario íntimo, de bitácora de viajes, de ventana al mundo.

Usa el #RetoAmagi 

Día 1: Un libro que te conecte con tu infancia
Día 2: libro que releíste varias veces
Día 3: Un libro de una etapa de la infancia (las princesas, los superhéroes, los trenes, los detectives)
Día 4: Un libro sobre el mar o la playa: Un libro para alguien que no conoce el mar o al contrario, un libro para alguien que lo ama.
Día 5: Un libro sobre monstruos
Día 6: Un libro sobre un rebelde
Día 7: Un libro sobre animales
Día 8: Un libro que te da miedo
Día 9: Un libro que le recomendarías a una maestra
Día 10: Un libro para leer con los abuelos
Día 11: Un libro de una cultura distinta a la tuya
Día 12: Un libro para leer en voz alta
Día 13: Un libro para refugiarse de la tristeza
Día 14: Un libro sobre el amor
Día 15: Un libro en que el protagonista es alguien "diferente"
Día 16: Un libro de tema tabú
Día 17: Un clásico
Día 18: Un clásico reinventado o renovado o contado desde un punto de vista distinto al tradicional
Día 19: Un libro digital
Día 20: Un libro sobre tu país
Día 21: Un libro de mitología
Día 22: Un comic
Día 23: Una serie de libros
Día 24: Un libro sin textos
Día 25: Un libro cuya historia fue adaptada al cine
Día 26: Un autor de Literatura Infantil y Juvenil
Día 27: Un libro que debería estar en la sala de espera de un médico
Día 28: Un libro de Literatura Infantil y Juvenil que debería estar en la mesa de noche de un presidente
Día 29: Un libro de poesía para niños
Día 30: Un libro para regalarle a alguien que NO piensa como tú
Día 31: Un libro para despedirte


Reto Literario del Verano

El Reto Literario del Verano es Anna Karenina de Leo Tolstoy.
Es un libro de unas 750 páginas. Es decir, es un libro de gran envergadura. Lo leí por primera vez a los quince años, y ahora estoy por terminarlo de nuevo.
Anna Karenina cuenta la historia de Anna Arkadyevna, casada con Karenin, se enamora del conde Vronky, y desafiando todos los paradigmas de la época se deciden a vivir su amor. Paralelamente Vronsky al comienzo de la trama tiene un rival, Levin, pero no es a causa de Anna, sino de otra mujer llamada Kitty. Tolstoy cuenta en paralelo la historia del amor de Kitty y Levin.

Esta es un historia de amor, celos, traiciones, que engancha y perturba. Es también la historia de una sociedad fragmentándose e intentando renovarse en medio de una Europa que buscaba acceder también en lo político a las transformaciones que produjo la revolución industrial y la forma en que las clases más altas no supieron ver y adaptarse a la evolución de la humanidad y su pensamiento.

Es una novela sobre lo humano, lo político, lo histórico.

Engancha, pero sobre todo perturba, pues Tolstoy nos obliga a ver las cosas desde distintos puntos de vista, de modo que como lectores nuestras conclusiones fluctúan.

Una obra sencillamente magistral.

lunes, 4 de julio de 2016

Primer Hangout Literario



No me va alcanzar la vida para contar lo maravilloso que han sido para mí los Clubes de Lectura. Tengo muchos sueños. Más de los que mi cuerpo y mi tiempo abarcarán seguramente. Quizás me toque irlos repartiendo, pero uno de ellos es sin duda la de fundar clubes de lectura que vayan quedando y andando solos. Es que es un espacio de compartir literatura uno aprende de la vida. Uno aprende a escuchar, a los demás claro, pero a uno mismo también.

El principal que lleva el nombre de este blog empezó hace varios años. Desde que comencé a compartir la idea en internet me asombra la cantidad de gente que quiere participar en un club de lectura. Así que finalmente me voy a lanzar a hacer el Hangout.


Se va a llevar a cabo el día 15 de julio a las 8:00 pm hora de Caracas. Vamos a discutir el libro: El olvido que seremos de Héctor Abad Faciolince. El único requisito es tener internet y el libro. Y claro está, las ganas de compartir literatura. Así que vamos los invito a participar.

lunes, 20 de junio de 2016

Carlos Martínez Rivas por Gioconda Belli



En este bellísimo libro en el que lectores de poesía escogen el poema que prefieren por encima de cualquiera otro hay joyas que para mí han sido todo un descubrimiento. Aquí este poeta nicaragüense que influenció a toda una generación de escritores. Sobre él Belli dice "Admirador y conocedor a profundidad de Rimbaud y Baudelaire, Carlos se veía a sí mismo como uno más de los poetas malditos, y cultivaba en su obra y en su vida la soledad y el dolor como única vía para evitar la autocomplacencia y el aburguesamiento que detestaba y temía."

El poema se llama "La puesta en el sepulcro" y es sobre el amor imposible, desesperado. Lo curioso es que Belli lo fue descubriendo a través de un amigo pintor que sufría a causa de un amor tormentoso y destinado al fracaso. Ella se quedaba con pedazos del poema, que permanecía inédito, hasta que un buen día salió publicado en un suplemento literario.

La imagen es del cuadro de James McNeill Whistler. En 1963 el pintor inglés lo presentó al Salón de París, pero el mismo fue rechazado. En vista de la cantidad de rechazos ese año Napoleón III autorizó el Salón de Rehusados. Whistler presentó esta cuadro en el que representaba a su entonces amante Johanna Hiffernan. Ese mismo año se interpuso entre ellos el pintor Gustave Courbet, quien sería su amante durante un corto tiempo pero que quedaría marcado de por vida por ese tormento de amor.


La puesta en el sepulcro
XIV Estación 

Cuando ya no me quieras.


Cuando ya no me quieras y no podamos estropear nada
Porque nada estará vivo y confiado.

Cuando tú te hayas ido y yo me haya ido
Y todos se hayan marchado
Diremos: "Algo se ha perdido. No mucho.
Pero algo esencial - un culto, un lenguaje,
Un rito- está perdido".

Cuando hayamos dejado de ser esto que somos:
Una pareja expuesta al dardo
Desnuda y apremiante
Mal avenida pero bien enlazada
Y nos dispersemos en otros círculos
Y nos disipemos en otras charlas


Habría quien diga: "Aquí dos seres carmesíes
Se atraparon. Los vimos balancearse,
Estremecerse, volver a la seguridad
Y caer".

Para entonces, el zumbido del tractor
Volverá a oírse en el fondo del campo
Las chorejas del guancaste caerán
Con un golpe seco frente al portal
Pero sos rumores de la vida nos llegarán por separado
Y otro sol será tu sol y otra luna será mi luna-

Cuando ya no me queiras

Cuando en la reunión tus ojos
Al encontrar los míos ya no digan: "Espera
A que acabe con estas gentes. Pero mi corazón te pertenece"

Cuando en las incesantes fases
De tu errabunda búsqueda femenina
Ames a otro
Y te desveles bajo otra antorcha
Y te descalces delante de otro cetro

Cuando trasmitas a otro el poder que yo te trasmití
Pensaré aguzadamente: "Ya se le agotará.
Entonces vendrá a mí y no le daré más".

Y así siga por el mundo y a través de los días
Rumiándote en el hosco destierro
Granitizándome en mi frustración y mi orgullo
Como un mendigo sobre el pedestal
Recorriendo el obstruido pasado
Como un sucio canal maloliente en el crepúsculo:
"Aquí estuve brutal. Ahí comenzó el desierto. En
Aquel banco trató de herirme. Tal día..."

Y así te evoque. Así evoque
Tu espectro, agureándolo de flaquezas y máculas.

Cuando ya no me queiras.
Y yo ya no te tema

Cuando contentadizo, trivial, inadecuado
Para la soledad y la amargura
Yo mismo haya olvidado- cuando
Ya no me quieras- que me quisiste

Mantos y mangas de mujeres
Erinnia disfrazadas de monjas
Me depositarán en la oscura y helada tumba que me busqué.

De Varia, 1994.


domingo, 19 de junio de 2016

Rimbaud


Poeta homenajeado en el 26º Festival Internacional de poesía de Medellín.

Arthur Rimbaud realizó casi toda su obra en un período de cuatro años. El que hoy es considerado el poeta que cambió para siempre los esquemas de la poesía, el que liberó los versos y se autodenominó “veedor”, tenía apenas veinte años cuando abandonó la literatura. Su vida estuvo marcada por las contradicciones. De pequeño fue un niño prodigio, obediente, premiado en la escuela, que dominó el latín al a perfección desde muy pequeño, pero en su alma se forjaba ya el deseo de escapar y ser libre, de huir de un hogar roto.  Su padre fue un militar  al que sólo llegó a ver esporádicamente y que eventualmente los abandonó por completo. Su madre siempre fue dura e intolerante.

Rimbaud intentó escapar de su hogar por primera vez a los quince años, pero la empresa se vio frustrada entre otras cosas por la Comuna de París. Regresó a  Charleville, donde quedaba la granja de su madre y se dedicó a escribir sobre el ansia de escapar, sobre el deseo de romper con todo, sobre el espíritu. Rimbaud estaba convencido de que había un aspecto desconocido del alma humana que sólo algunos podían percibir y en esa búsqueda centró su obra. La “libertad libre” como la llamó, cosa que también se unió a su anarquía política, su desdén por la monarquía y su constante burla de los burgueses.

Entre 1871 y 1873 Arthur Rimbaud vivió un romance con el también poeta Paul Verlaine. Fue una relación desenfrenada, marcada por el exceso constante. No tuvieron reparo en demostrar su afecto en público y causar escándalo, hicieron poesía juntos que la gente condenó como vulgar y llegaron incluso a hacerse daño con cuchillos. Rimbaud además torturaba a Verlaine por su aspecto físico y lo llamaba parte de su experimento de saturación de los sentidos. Finalmente en 1873, Verlaine amenazando con suicidarse  lo hirió en el brazo con un arma. Rimbaud regresó a casa de su madre y fue entonces que escribió el poema en prosa: Una temporada en el infierno. Su último trabajo, Iluminaciones, lo compuso casi inmediatamente, el mismo Verlaine se encargaría de publicarlo.

El por qué Rimbaud dejó de escribir poesía siempre será un misterio. Una respuesta que quizás ni él mismo hubiese podido dar. Por qué escribimos poesía y cómo lo hacemos es algo que va más allá de la técnica, lo que no quiere decir que esta no importe o sea superflua. En el caso de Rimbaud antes de dedicarse a desafiarla y quebrar sus paradigmas la dominó completamente. Escribir poesía no es sólo una manera de decir las cosas o de pintar imágenes con palabras, es plasmar lo que hay en el alma de quien la compone. La poesía nace cuando se gesta en lo profundo del alma una idea, una verdad propia que hay que decir al mundo. Es una necesidad. Una urgencia. El producto de la reflexión y de la pasión, incluso de la represión. A veces de todo junto.

Rimbaud fue un poeta que habló por lo humano y desde lo humano. Con su poesía diseñó el laberinto de su búsqueda. Un laberinto en que nos hemos perdido sus lectores, reconociendo en sus palabras el lenguaje de nuestra propia alma. Quizás su experiencia lo agotó y por eso dejó la pluma. Arthur Rimbaud terminó sus días como un hombre retraído y callado que amasó una fortuna nada despreciable como comerciante en África. Murió a los treinta y siete años de un cáncer en la pierna.

El legado de Rimbaud vas más allá de las dimensiones de su trabajo, de la capacidad atemporal de conmovernos, de empujarnos a pensar y a buscar dentro de nosotros mismos. Quizás sea imposible definir lo que es la poesía, y si a ver vamos poco importa hacerlo, lo que importa es que la poesía ayuda a darle forma a lo indefinible. La poesía nos reconcilia con nuestro lado oscuro y le da más impacto a nuestros momentos de brillo. Su poder insospechable nos enseña a amar y canaliza la rabia. No resuelve nada, quizás, pero sí aplaca el miedo. La poesía es como la vida. Un gran viaje. Rimbaud fue y siempre seguirá siendo una nave. Ebria como su barco, en el que viajamos a nuestras propias profundidades.



martes, 14 de junio de 2016

El Golem - Jorge Luis Borges



Tomado del libro Los 130 mejores lectores de poesía escogen los poemas del siglo XX que, por algunas razones, aprecian por encima de cualquier otros.

Marcos-Ricardo Barnatan nos dice de Jorge Luis Borges

"...como la elección se limita a un poema he preferido que Borges esté representado en esa ambiciosa y compleja composición titulada "El Golem". Él mismo, que no creía demasiado en la orginilidad, pensó que había creado una pieza original en la que la historia, la reflexión y el humor se coaligaban. El poema tiene su fuente lejana en la lectura juvenil de la novela de Gustav Meyrink que le regaló en Ginebra la baronesa Hélène von Stummer y posiblemente en el film expresionista alemán que evoca la historia de ese homúnculo creado por rabí Judá León de Praga, el golem, "que en hebreo significa terrón de tierra, así como Adán quiere decir arcilla". y donde aparece ese "gato que no está Scholem". Otras posibles son los libros sobre Kábala y misticismo judío que Borges solía citar, al que hay que agregar uno nunca mencionado titulado Le Golem, légendes du ghetto de Prague, publicado en Estrasburgo y en 1928 por Chayim Bloch, en el que la historia de cabalista es contada con muchas de las características que le otorga el poema."

EL GOLEM

Si (como el griego afirma en el Cratillo)
el nombre arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció al Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, el Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores,
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
Aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la basta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explica al universo
(Esto es mi pie, esto el tuyo, esto la soga)
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino).

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ¿Cómo (se dijo)
pude engendrar este penoso hijo 
y la inacción dejé, que es la cordura?

¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana 
madeja que en lo eterno se devana, 
di otra causa, otro efecto y otra cuita?

En la hora de angustia y de luz vaga,
en Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosa que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

De, El otro el mismo, 1969






lunes, 13 de junio de 2016

Anthony Browne






El trabajo de Anthony Browne causa fascinación. Sin embargo sus libros son poco ortodoxos y muchos de ellos tocan temas que dentro de la literatura infantil son considerados tabú. Adicionalmente sus ilustraciones contienen elementos surrealistas. Hay que tener en cuenta que un niño no siempre entenderá todos sus códigos, pero Browne nos enseña que este género no es sólo para niños, ni mucho menos para subestimarlos. Aquí sólo cuatro de sus obras que nos ayudan a ver el enorme espectro de este brillante autor: 1. Cosita Linda: Un gorila que necesita un amigo, encuentra una compañera que se vuelve esencial en su vida. Pero casi pierde esa amistad al perder la paciencia y el control de sus emociones. Dónde están los límites de las emociones? Qué implican para quienes nos rodean? 2. Willy el tímido: Willy busca formas de superar su reto más grande. Su timidez. El boxeo lo transforma, pero la gran pregunta es: una transformación qué tanto nos cambia? 3. Voces en el Parque: ganador de una medalla Caldecott es el quizás el libro mejor logrado de este autor. Cuatro voces narran un mismo día de parque. Lo que cada quién ve, cómo se perciben los unos a los otros, qué llevan dentro, cómo sus vidas les hacen percibir el mundo. Este libro funciona tanto en primaria como en bachillerato. Es de enorme profundidad y brillante estructura. Es un libro duro. 4. Un gorila: en apariencia es un libro para contar y para ello puede usarse con los pequeños. Pero su genialidad están la forma como a través de unos números se hace una reflexión sobre la diversidad dentro de una especie y su conexión con otras: primates y homo sapiens. Es un libro sobre multiplicidad, diversidad, diferencias, igualdad. Se puede usar en pre-escolar y en bachillerato. En español lo edita el Fondo de Cultura Económica. Su calidad editorial es impecable, y el trabajo incluye todos los elementos editoriales, como guardas y portadas. Entre otros títulos: Mi mamá, mi papá, Willy Sueña, Ramón Preocupón, En el Bosque.