miércoles, 29 de mayo de 2013

La Muerte en Venecia, Thomas Mann



Thomas Mann es sin duda uno de los grandes narradores de todos los tiempos. He leído tres de sus libros y si algo me impresiona es que cada uno es totalmente distinto. Es de esos narradores que tienen algo que los hace únicos, pero a la vez podrías argumentar que lo lees lo escribió alguien totalmente distinto. Son esos narradores que se meten en la piel, en la atmósfera, que crean un mundo cuando narran, y realmente
Este libro en particular tiene una atmósfera misteriosa. Trata sobre un hombre, un escritor, Asenbach, que se va a Venecia a pasar una temporada, a descansar, y estando en un hotel desarrolla un amor platónico por jovencito adolescente. Prácticamente no tiene trato con él, pero se siente atraído por su singular belleza, lo describe con una delicadeza, casi con una devoción. Uno siente de Thomas Mann llegar las imágenes más bellas y más vívidas. Así mismo uno siente en las descripciones de Venecia que uno está en la ciudad, que uno navega por los canales, así es las fluidez de su prosa.
Luego en Venecia llega una epidemia de cólera, y Asenbach se niega a marcharse por miedo a perder la imagen a la que está atada. Mann va narrando como la epidemia va consumiendo a la ciudad poco a poco, es literalmente una Venecia que se hunde. La ciudad del esplendor artístico más grande, de pronto es casi un casco viejo.
Al principio me costó un poco tomarle el rimo, sin embargo a medida que va avanzando el libro atrapa. Enigmático. Bellísimamente narrado, tiene frases que se quedan dando vuelta dentro de uno. Quizás una de las partes que más disfruté fue cuando Asenbach llega a Venecia y Mann compara la góndola con un gran féretro. Comienza a sentir uno que la muerte en todo su esplendor se va a apoderar del personaje, de la ciudad, del ambiente en general, de uno mismo. No sólo la muerte física, sino la muerte en muchos sentidos. La muerte de la inocencia, de las ilusiones, de un mundo que se estaba sumiendo en una realidad social y política que trajo de los eventos más crudos que hayan sacudido al mundo. Tal vez la muerte de la esperanza.
Está la película de Visconti, me gustaría verla algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario