viernes, 24 de mayo de 2013

Rouille et D´ Os (Óxido y Hueso)




No sé qué pasa, pero últimamente me persiguen las obras, libros, películas, con este tema: Aprender a amar. Hace dos días fui a ver Rouille et D´Os (Óxido y Hueso), la tercera película del Festival de cine francés 2013 que veo en esta ciclo. La primera fue Potiche, divertida, sencilla, pero inteligente, es una película para entretenerse un rato y disfrutar de Catherine Denueve y Gerard Depardue. Me gustan las comedias que hacen su crítica a la sociedad desde el humor, ironizan de todo, se burlan del mundo en su cara, y te demuestran que uno puede reírse con algo inteligente. No es nada fácil.

Luego vi A Corazón Abierto, hay una larga reseña en mi blog personal. Un desastre total. Mi furia principal con esta película es la gran pregunta de ¿hasta cuándo vamos a estar viendo mujeres que se vuelven nada porque un hombre no las quiere? Es que estos guionistas a lo mejor crecieron con mujeres idiotas. No vale. No. Véanla y me comentarán. Además les advierto, estos son el par de doctores más imbéciles que hay sobre la tierra. Yo la próxima vez que me opere le tengo un set de preguntas nuevo a mi doctor. Más allá esta película demuestra una película comienza por un buen guión. Y no lo digo porque me gusta escribir, pero el escritor hace quizá no el trabajo más importante, pero si el guión es una mierda, puedes tener a Juliet Binoche poniendo su mejor cara de tragedia y a Edgar Ramírez poniendo su mejor mueca de borracho, le película igual va a ser una mierda.

Luego el miércoles una amiga, que forma parte del Harén Intelectual en vivo y directo, se le ocurrió que nos fuéramos al cine a las 3:30 de la tarde. Porque la verdad para nosotros es como un trabajo ya, esto de vivir entre historias. Dejamos todo y nos largamos. Y debo comenzar por decir que había más gente de lo que yo pensaba y que eso de irse al cine a mitad de la tarde, es una experiencia maravillosa. Luego me senté y no tenía ni idea qué iba a ver. Casi nunca hago eso, casi siempre puedo terminar la frase: es sobre… Pero esta podía ser una de alienígenas como de pistolas, o un drama de amor. Pero esta amiga sabe, tiene sus críticos favoritos, sabe de los actores, los directores, ella sabe. Y uno escucha al que sabe. Y efectivamente cuando la película terminó me dije, el que sabe, sabe.


Así que todo me tomó por sorpresa. Incluso una vez más la belleza de Marion Cotillard, maquillada, sin maquillaje, topless, y miren que yo soy heterosexual, pero cuando una mujer es bella, es bella y punto. Y el protagonista Matthias Schoenaert no se queda atrás, desde el primer cuadro en que sale. Pero esto no es de esas películas de Hollywood en que a veces uno siente que el esfuerzo está en que los actores salgan impecables y no en contar la historia. Esto es una historia. ¡Dios qué historia!

No les voy a decir nada. Para que vayan como fui yo. Sin saber nada. No busquen nada. Sólo compren entradas para Rouille et D´Os (Óxido y Hueso), cotufas, cierren los ojos cuando sea necesario, y si quieren límpiense rápido las lágrimas para que nadie se de cuenta que lloraron y ríanse un poco. Esta película juega con todas las emociones. Es una belleza, la fotografía es sobrecogedora, la secuencia de las imágenes es genial, el ritmo con que va avanzando, y la música, la última canción que dice algo como someday my pain will come back, es una belleza, la quiero bajar este fin de semana, aunque a lo mejor termino por comprar todo el soundtrack. Pero todo está bien hecho en esta película, los diálogos, las actuaciones, los temas.

En todo caso, creo que para finalizar sí les voy a decir sobre qué es, para que no digan que no les dije absolutamente nada, es una película sobre lo inevitable, sobre la fuerza, sobre la dificultad para sobrevivir cada quien en su circunstancia, sobre las casualidades que nos llevan unos a otros y terminan llevándonos a alguien que nos salva la vida, sobre la ternura, sobre la velocidad del amor en cada quien, sobre la ternura, sobre las distintas formas de amar, sobre amar y no saberlo, sobre no saber amar, sobre la incondicionalidad en el amor, sobre la paciencia, sobre cómo nos herimos unos a otros, a veces sin querer, o como decían por ahí sin querer queriendo, es sobre el sexo, pero sobre todo sobre la resiliencia y la otredad de cada uno de estos personajes frente a las situaciones que les va poniendo la vida, alguna más extremas que otras. Es sobre el amor que perdona todo, el que espera, el que es paciente, el que es valiente, y el que a final de cuentas no nos queda más remedio que reconocer a pesar de que huyamos de él. Y un último amor, el que realmente nos saca adelante y nos mantiene a flote cuando todo lo demás se desmorona, el amor propio. Por favor, no vayan a dejar de ver esta película. Es una joya. De lo mejor que he visto en mucho tiempo, y es una verdadera pena que Marion Cotillard haya quedado fuera del Oscar. No es que lo merecía, es que era de ella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario