jueves, 14 de noviembre de 2013

Ser Sosia de alguien





Estamos en presencia de una innegable antonomasia, ya el sustantivo Sosia (una persona que guarda un parecido inmenso con otra) viene del nombre de un personaje mitológico. Sosia, en la leyenda, es las esclava del general Anfitrión. Este está casado con la bella Alcemena. Júpiter, con el objetivo de seducir a la joven mujer, envía su esposo a la guerra, toma sus rasgos y se encuentra con ella en su cama. Para ayudarlo en la empresa, el fiel Mercurio acompaña al dios de los dioses y toma él mismo la apariencia de la sirviente Sosia. De allí un gran  número de malentendidos y equivocaciones dignas de las comedias del poeta latino Plauto (Amphitryon, hacia 187 A.C.) o más tarde (1668) Moliere, con el mismo título o incluso ya en 1929, de Jean Giraudoux, Amphitryon 38.   

(Traducido Del libro 365 expresisions mythologiques et bibliques de Paul Desalmand e Yves Stalloni)

No hay comentarios:

Publicar un comentario