martes, 15 de julio de 2014

Día 12 - Un libro recomendado pero detestado por ti



Hay gente que tiene un tabú en contra de los Best-Sellers. Yo no. Como todo en esta vida los hay buenos, y los hay, que te quieres arrancar los ojos luego de la página veinte. Este libro lo leí por recomendación de la gran cantidad de gente que lo estaba comprando, por el boom, por curiosidad, por saber, después de todo para saber en qué mundo vives hay que saber qué es lo que mueve a la gente.

Esto es lo que  encontré:

El libro de una autora muy inteligente, que como buena guionista de televisión conoce el mercado y sabe cómo manipular a la masa. Una historia que es básicamente agarrar el clásico culebrón Latinoamericano con un par de escenas  en plan "pantalones de cuero".

Una historia trillada. Predecible. Con un abuso del lenguaje terrible. Tópicos y lugares comunes por todos lados. Es decir mal escrita. Total subestimación de la mente y la sexualidad femenina. Mucha gente compró la historia. Sobre todo una gran cantidad de mujeres. Uno puede entender que haya un atractivo dentro de la típica historia romántica, estilo cuento de princesas para adultos que cautiva a muchas mujeres, pero que se tome como literatura erótica es otra cosa. En todo caso son escenas manidas de sexo. Que además considerando el grosor del libro y el revuelo que causó en cuanto a lo casi "pornográfico" de su contenido, es bastante escaso.

Volviendo al libro, de las cosas más graves que encontré fue este hecho de querer envolver una aura romántica la relación de los protagonistas. No es sadomasoquismo. La protagonista no es masoquista, el masoquismo es una condición psiquiátrica muy compleja, y que no tiene que ver -necesariamente, vamos a no generalizar para no ofender a los fanáticos- con el dejar que un novio millonario te diga qué hacer, qué ponerte, qué comer, cuándo hacer ejercicio, te compre la computadora, el carro. Eso es una forma muy elegante de prostitución, de comodidad, de conveniencia, de cierto sometimiento que en este caso está más basado en el machismo que en otra cosa.

La protagonista es uno de los personajes femeninos más retrógrados que he leído en mucho tiempo. Una mujer que tiene una personalidad, supuestamente fuerte y definida, pero que accede a dejarse someter, no sexualmente sino en todos los aspectos de su vida. Es esa idea absolutamente machista del amor en la que en nombre de ese sentimiento, que parece no ser nada profundo, ni tiene que ver con la empatía de alma que surge entre dos personas, una, la mujer, tiene que "entregarse" por completo al hombre y renunciar a su esencia. Esta mujer tiene todo menos personalidad. Además es imperdonable es el haberla puesto a repetir cada tres líneas, "mi diosa interna".

Christian Gray salvo las descripciones de su anatomía y el tema altruista, es un clásico patán. Es el típico tipo que las mujeres idealizamos, para darnos cuenta tiempo que bajo la careta de un carácter fuerte lo que hay es un tipo que menosprecia a las mujeres, es déspota y no está buscando realmente una pareja, sino una especie de adlátere. Es millonario. Ok. Lo entendemos. El hombre perfecto tiene que ser rico y bello. Lo demás pareciera carecer de importancia. ¿Es realmente esto lo que las mujeres estamos buscando?

Sin embargo creo que el fenómeno dejó la puerta abierta porque hay temas que interesan a la gente, a las mujeres sobre todo. Creo que demuestra que hay mucho tabú con el sexo y que mucha, pero muchísima desinformación. Entre otras cosas, el tema de la idealización de la virginidad, es algo que también está en el libro, y en ese sentido no ayuda. Cuesta creer que en pleno siglo XXI virginidad e inocencia siguen siendo un tema tan maltratado y hasta mitificado. El cuento aquel de que una mujer para amar de verdad sólo puede tener un hombre, y lo que es más, que ella descubre el mundo gracias a él.

A veces pienso que todo está escrito, y que no hay mucho que aportar. Luego me doy cuenta que es todo lo contrario. Sobre todo en cuanto a heroínas se refiere. Pareciera que con las amazonas fue suficiente, pero no. Ahora es que hacen falta mujeres que más bien inspiren y no que refuercen esta idea. No es que tenga nada de malo disfrutar una novela romántica, que idealice, simplemente no creo que una cosa tenga que estar divorciada de la inteligencia. Creo que un autor antes que nada debe respetar a sus personajes y este no fue el caso.

Me imagino que muchos argumentarán que a E.L. James le funcionó. Que no tiene por qué escribir para hacer un mundo mejor, ni para educar a nadie, que el mundo está lleno de ignorancia y estupidez y que a eso le apuesta. Bien, yo quisiera pensar que hay lectores y escritores pensando diferente.

Sí. Detesté este libro. Me parece todo lo que está mal con el mundo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario