viernes, 11 de julio de 2014

Día 8 - El libro más reciente que compraste



No fueron uno, sino dos. Terminando el grupo de lectura de Blue Laben en La Sopa de Letras le compré dos libros a mis pitoquitos: 

- Joaquín y Marta, de Petr Horácek, para el pitoquito. 
- Pulgarcita, de Hans Christian Andersen, para la pitoquita. 

Joaquín y Marta se ha vuelto el libro del momento en esta casa. Pitoquito, que ya va a cumplir tres años le fascina la lectura. Por las mañanas me pide leer lo que leímos en la noche, casi siempre de una forma muy autoritaria, ¡Lee mamá. Léelo ya! Ahora le ha dado por llevar el libro hasta mi cama porque descubrió que es un lugar mucho más cómodo para leer que el sofá de la sala. 

Joaquín y Marat es la historia de dos gusanillos que se encuentran a medida que van comiendo cada uno por su lado "una gran pera jugosa". Se pelean y al pelearse quedan enredados, lo que los lleva a enfrentar el mundo atados irremediablemente. Hasta que...sí. Pasa algo, que en la primera lectura llenó al pitoquito de mortificación y hoy en día es su parte favorita del libro. 



Pulgarcita es el clásico de Hans Christian Andersen. Editado por el Fondo de Cultura Económica, ilustrado por Marta Vicente, cuanta la historia de una niña que nace del deseo de su mamá de tener un hijo. Un día una rana se lleva a Pulgarcita para convertirla en la esposa de su hijo. A partir de entonces comienzan una cantidad de aventuras para Pulgarcita, hasta que finalmente llega al país de la flores, donde está su verdadero hogar. 

Los cuentos de Andersen son clásicos maravillosos, llenos de imaginación. A veces pienso que para algunos gustos en literatura infantil, en que todo tiene que estar tan edulcorado, como si los niños no se dieran cuenta de lo que los rodea, estos libros pueden comenzar a generar algo de rechazo. Sin embargo a mi me gustan mucho, porque creo que nos ayudan a tocar temas difíciles con los niños. Este en particular está muy bien elaborado, escrito e ilustrado. Por algo es un clásico. 

Yo crecí con los cuentos de Andersen, y a la pitoquita le fascinan. Incluso hoy en día, que se han hecho grandes películas a partir de clásicos yo se los sigo leyendo. Tenemos una versión muy linda de cuentos que tiene Rapuncel, y a ella le encanta tanto que yo se la lea como ver la película de Disney. 

Este tipo de libros es una maravilla para enseñarnos la importancia de la lectura y para disfrutar de sus productos derivados, como el cine. Y por cierto, no soy de las que piensa que el libro tenga "mayor valor" o que la película "sea menos". Creo que hay que aprender a valorar y disfrutar cada cosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario