martes, 15 de julio de 2014

¿Qué es arte?

Tomado del libro: Las metodologías del arte, de Laurie Adamas
Traducción: Clara Machado 

Franz Marc, 1912.

El arte es tan simple como sencillo de definir. Para quienes pertenecen a la escuela del “sé lo que me gusta”, el arte, como la belleza está en el ojo de quien la mira. Para otros, el arte es cualquier objeto o imagen definido como tal por su creador. Arte también puede ser cualquier objeto o imagen que aunque no haya sido definido como tal, es percibido por el observador como algo agradable por lo que expresa o sencillamente por su estética.

Antes de que existiera la historia del arte, y las metodologías consideradas en este libro, existía la filosofía. Los filósofos han tenido mucho que decir acerca de la naturaleza del arte y las respuestas de la estética. Para Platón el arte visual era mimesis – Imitación – y techne o  destreza. Pero la belleza y la verdad, en la visión de Paltón, pertenecían a un orden superior al arte. De hecho, el tenía poco interés en obras de arte, porque no era ni imitaciones útiles de ideas esenciales, ni las ideas en sí mismas.

Por ejemplo, la obra de Magritte, La Traición de las Imágenes. De acuerdo con Platón, habría, en el mundo de las ideas, una pipa perfecta. Una pipa, en el mundo real, puede ser útil, pero le falta la perfección de la pipa ideal. La imagen pintada de la pipa, no es ni útil, ni ideal, como lo implica el texto escrito por Magritte. De modo que para Platón, la imagen es la menos veraz de las tres condiciones. El título que le confiere Magritte a la obra – la traición- indica que este, al igual que Platón, cree que la ilusión de la pintura es traicionera. Pero de allí a decir que Magritte estaría de acuerdo con la expulsión de los artistas de la República, o de su estado ideal, por parte de Platón, es otro tema.

Constrando la idea de Platón y las ideas platónicas, sobre las esencias ideales que lo artistas luchan por imilitar, la posición de Aristóteles permitió más posibilidades. Aunque siguió a Platón en cuanto a los conceptos básicos del arte como una combinación de destreza e imitación, él no restringió esta idea a una mera copia del ideal.

Para conocer algo, en la visión de Aristóteles,  uno tendría que conocer su materia, su creador, su propósito, así como su forma. Él pensaba que el arte podría mejorar por naturaleza por varios medios, como la idealización y la caricatura. Estos llegan a una esencia de otro tipo, y le dan a la obra de arte una cierta base en la percepción del artista.

Platón desterró a los artistas porque consideraba sus imágenes como desviaciones de la verdad (y de ese forma de lo Bueno y lo Bello). También se opuso al arte (y la música y la poesía) porque veía en ellos la capacidad de inducir pasiones destructivas. Aristóteles por su parte creía en el poder del arte para enmendar los defectos de la naturaleza. Estas posiciones filosóficas tratan los orígenes del arte, así como su naturaleza. Para Platón el arte deriva de un ideal, pero su distancia de ese ideal la hace inútil en el mejor de los casos, y posiblemente peligrosa.  Para Aristóteles el arte puede ser el camino a la sabiduría. Él creía que la gente disfrutaba de una buena imitación, porque podría aprender de ella, lo que nos hace disfrutar del proceso de aprendizaje en sí. Mientras que para Platón las ideas originales – y no el arte – contiene la verdad y la belleza, para Aristóteles, la verdad y la belleza están contenidas en la forma y la estructura del arte.

Estas y otras cuestiones filosóficas han tratado de responder la pregunta ¿Qué es arte? Incluso hoy en día. En 1927, la pregunta llegó a los juzgados. En el centro estaba una escultura de bronce, llamada Pájaro en el Espacio, del rumano Constantin Brancusi,. El fotógrafo americano Edward Steichen había comprado el Pajaro en Francia, y cuando regresó a los Estados Unidos, lo declaró en Aduanas como una obra de arte original. De acuerdo con las leyes americanas están exentas del pago de impuestos de importación, pero el oficial de aduanas rechazó la declaración de Steichen. Dijo que El Pájaro no era arte, y por lo tanto entró a Estados Unidos bajo la categoría de Utencilios de Cocina y Material de Hospitales. Steichen tuvo que pagar un impuesto de seiscientos dólares.

Luego, con financiamiento de Gertrude Vanderbilt Whitney, la escultora americana que fundó el Whitney Museum, Steichen introdujo una demanda. El testimonio se basó en la naturaleza del arte. Los conservadores se apegaron a la noción platónica, que ve el arte como mimesis y techne, y querían saber por qué El Pájaro no tenía cabeza, ni patas, ni plumas, ni cola. Para los conservadores El Pájaro no era ni una imitación precisa de la naturaleza, ni el producto de un técnico con destrezas. Para los modernistas, por el contrario, el Pájaro satisfacía el criterio esencial de un Pájaro. Para ellos, Brancusi había capturado la esencia misma de un pájaro suspendido en el espacio. Su forma llena de gracia, expresaba cualidades de pájaro percibidas por el artista, y su alto nivel de brillo tenía que ver con la relación del pájaro con el sol en pleno vuelo. Lo que es más, los modernistas testificaron que Brancusi título su obra pájaro, lo que era evidencia suficiente de que era, de hecho, un pájaro. Su posición de esta forma se aproximó a la visión Aristotélica de arte como algo que se origina en la percepción del artista. En esta ocasión los modernistas vencieron, la corte falló a favor de Steichen. La obra de Brancusi fue declarada una obra de arte.

El juicio de valor que se llevó acabo den el caso de Steichen, y tan discutido por los filósofos, no son el tema central de la historia del arte. Esta tradicionalmente se ha enfocado en identificar, catalogar, y caracterizar obras específicas o grupos de obras. Sin embargo, el historiador debe hacer ciertos juicios de valor en cuanto a las obras que va a considerar.

La historia del arte tarta con lo antiguo, así como con lo contemporáneo, lo que saca a relucir nuevas preguntas sobre la naturaleza y la definición de arte. Por ejemplo, cuando vemos una pintura que data de más de diez mil años atrás en las paredes de una cueva, por ejemplo Lascaux en la Dordogne en Francia o en Altamira, España, sabemos que el pintor no las vio como arte, en el mismo sentido que podemos verlo nosotros. Nuestro concepto de arte comenzó a tomar forma durante el siglo XVIII. Si la pintura de las cuevas muestran un animal, como es el caso en la mayoría, suponemos que funcionaba como algo mágico o que simbólicamente capturó un animal necesario para la supervivencia del hombre Paleolítico.

Hoy en día vemos a quienes pintaron como artistas. Pero vemos la pintura de las cuevas  desde una gran distancia temporal y desde otro contexto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario